En estos tiempos de caos es importante que todas las personas debemos aprender como controlar la ira, ya que una de las principales razones para hacerlo es  para poder vivir en la armonía y paz mental que tu y tus familiares se merecen.

Para comenzar a hablar sobre este interesante tema que es la ira, debemos de tener bien claro lo que es la ira para saber cuáles son las causas que la producen, y decimos que la ira es un estado emocional de la persona que puede cambiar debido a una leve irritación, hasta provocar acciones físicas violentas en el individuo.

Que es la ira

La ira viene a ser aquel estado emocional de una persona que puede variar desde una simple irritación hasta un incontrolable ataque de violencia. Estas reacciones suelen manifestarse en una función básica e instintiva encaminada a actuar agresivamente ante las amenazas posibles de cualquier índole. En el ser humano, la ira, al igual que otras emociones se hace acompañar de cambios fisiológicos y biológicos, como por ejemplo: el aumento del ritmo cardíaco y la presión arterial, migrañas, aumento de los niveles de adrenalina y noradrenalina, y en base a esto es que es urgente aprender a manejar el enojo.

Principales características de la ira

Hay una serie de características que identifican a la persona cuyo comportamiento se basa en la ira. Dentro de los síntomas de la ira tenemos las siguientes:

  • Inseguridad
  • Baja autoestima
  • Inmadurez emocional
  • Escasa tolerancia a la frustración
  • Soberbia
  • Egocentrismo
  • Impaciencia
  • La persona cree que merece atención
  • Sienten responsabilidad por el daño causado
  • Hay un sentido de abandono
  • Cree tener la razón siempre
  • Incapacidad para conectar con sus verdaderas emociones y sentimientos.
  • Creen que los demás están obligados a reconocer en cualquier momento sus necesidades.
  • Incompetencia para asimilar las circunstancias, mayormente si se relacionan con lo emocional.
  • Problemas en las distintas relaciones sociales, individuales y laborales.
  • Pérdida del control el cual puede traer trágicas y dolorosas consecuencias.
  • Sensibilidad al miedo, siempre anda nervioso y tenso

Todos hemos experimentado momentos de ira en más de alguna circunstancia, e incluso, posiblemente hasta hayamos disfrutado ese momento pero debemos estar atentos a identificar las características de la ira para poder buscar medidas que nos permitan superar ese estado de ánimo. La ira puede causarnos el estancamiento y el deterioro en todos los aspectos de nuestra vida como el emocional, moral, espiritual, familiar, social, etc.

Causas de la ira

El origen de la ira está fuertemente relacionado con el entorno familiar, asociado a un determinado estilo estricto de aprendizaje donde las muestras de aprecio, de amor, afecto y ternura no existen. Es aquí donde el niño incluye dentro de su propio carácter la idea de que la única forma de resolver las circunstancias es a través de hacer manifiesta la ira, bloqueando por completo otras posibilidades donde el niño puede aprender otra forma más adecuada de interiorizar el entorno y adaptar un carácter diferente.

En general las causas del enojo pueden ir asociados a diversos factores en la persona, ya que puede ser un factor genético que produzca esto, ya que mucho depende hasta de la herencia según los científicos pues podrían haber factores hormonales que no son los normales para poder actuar de una manera violenta provocado por la ira.

También no se puede omitir es la forma como lo criaron a esta persona, tiene mucho que ver ya que si su formación en la etapa de la niñez fue la de complacer todos sus caprichos, ya cuando esta persona crezca se dará cuenta que no todo es como lo que él diga, así que tendrá muchas etapas de furia al ver que no se hacen las cosas como él quiere, de ahí la importancia de saber detectar a tiempo los problemas de ira en los niños.

Otra de las situaciones que podría ser un factor del origen de la ira son las enfermedades que pueda estar padeciendo la persona, ya que hay enfermedades que pueden ser factores a no realizarse como una persona exitosa, una persona discapacitada muchas veces no realizan sus sueños por parálisis en sus miembros, así como también personas que padecen de algún tipo de enfermedad cardiaca no pueden realizar deportes que les gustaría practicar y esto causa ira en ellas.

Muchas veces los problemas en el área laboral de la persona generan mucha ira, el exceso de trabajo crea un stress, que podría explotar en un comportamiento agresivo hacia los demás, poniendo en riesgo su trabajo.

Los pensamientos y recuerdos pueden desencadenar ataques de ira, y si estos son asociados con alcohol esto puede crear que la persona reaccione de una manera muy agresiva, es por eso que se recomienda mucho la moderación de bebidas alcohólicas, por este tipo de problemas de variación de emociones que puede destapar a la persona de una forma no positiva.

Otra causa que es muy común el perder el control de la ira, son los amigos o compañeros de trabajo ya que estos muchas veces actúan de una forma antisocial a nuestra persona provocándonos.

Técnicas para controlar la ira

Las personas buscan una manera adecuada para controlar la ira, sin embargo, pueden terminar fracasando por creer que la ira es una emoción fácil de controlar. Es incluso lo contrario, la ira puede calmarse con algún acto como ayuda externa o suceder lo opuesto, alimentar la ira. Sin duda, la ira es algo que nos define como humanos, tenemos tal emoción pero en ciertos casos puede causarnos daños o puede que dañemos a otras personas.

Si usted quiere aprender como dominar la ira, entonces preste mucha atención a lo que viene a continuación:

Mantenga la calma

No estamos suponiendo que esta fácil, es sencillo decirlo pero no lograrlo, sobre todo cuando la ira es una emoción que expresa lo contrario a estar calmado, pero, si estamos sugiriéndole esto entonces ¿Cómo se logra?

La respuesta es que si usted quiere mantenerse airado, lo estará, sin embargo, es difícil que pase de estar irritado a estar calmado, pero, aunque no lo crea, estar enojado es muy normal y se puede tranquilizar si empieza por tomar una respiración profunda. Nuestro cerebro realiza un análisis rápido de la situación y de inmediato podemos pasar de estar muy molestos a estar más calmados.

Realice ejercicios de respiración

Esta actividad se complementa perfectamente con la anterior técnica, porque le ayudará a estar más acostumbrado a meditar, y lograr un resultado mucho más rápido, y ya que puede ser difícil en un inicio coger la práctica, trate lo siguiente:

Empiece con un respiro profundo, sienta la respiración bajar hasta el abdomen y como sus músculos se relajan. Es importante que su respiración sea profunda y suave.

Después, expulse el aire, pero hágalo lento, como si estuviera esperando a que el aire salga por sí solo.

Tome una actitud positiva

Los momentos más difíciles siempre harán que nos estresemos y nos llenemos de emociones que sean difíciles de controlar, y algo que ayuda muy bien es tomar una actitud positiva ante la situación. Si se repite a usted mismo frases como: “puedo controlarme”; “es una situación en la que ya he estado”; “no puedo permitir que esto me llene de ira”. Esto le ayudara, y son algunos ejemplos que usted puede ajustar para mantener una buena actitud.

Manténgase en buena actividad físico

No siempre el estar delgado significa que se esté llevando lo mejor en cuanto a exigir un estado físico saludable, así que hay realizar algún deporte, caminar, pasear en bicicleta y por lo demás, realizar una actividad física como descarga de la ira.

Tenga buen humor

Esta técnica viene siendo algo difícil si usted no pretende llevarse bien con los demás, pero por supuesto que el tener un buen humor lo hace estar predispuesto ante cualquier situación y le ayudará a mantener la calma si logra ver el lado gracioso de las cosas.

Aprender a controlar la ira

Cada uno maneja su ira de alguna manera, que también es diferente de persona a persona, por lo que podrías tomar en cuenta algunas de las diferentes formas de manejo de la ira a continuación, que complementan las técnicas ya mencionadas anteriormente:

como controlar la ira

– Cuando te enojas, te recomendamos que tomes asiento, si estás parado, o debes acostarte si estás sentado. Este es un método comprobado de control de la ira.

– Debes tratar de desviar tu atención a una música dulce o un programa de televisión.

– Piensa en algunas cosas agradables que pasaron en tu vida y te aseguro que podrás manejar tu ira de manera eficiente.

– Tómate el tiempo para pensar profundamente en el motivo que te hizo enojar.

– Si te sientes con ira dentro de ti, mientras estás en un lugar, pues abandona el lugar inmediatamente.

El poder de saber como controlar la ira no es un método para encontrar una solución para tus problemas. Problemas que tal vez existen en la vida de cualquier individuo. Pero, por otro lado, el ejercer una especie de dominio o control de la emoción de la ira, es algo a través del cual se puede obtener algún beneficio.

Cuando piensas por un minuto todo lo que vas a ganar al aprender correctamente como controlar la ira, entonces aprenderás todas las formas y medios para ejercer el control de la ira y trataras de seguirlas. Olvidaras la ira y la felicidad será parte de tu vida!

Por último y a manera de terapia online para que te ayude a relajarte un poco de todo ese stress que rige tu día a día, esperemos que disfrutes de este video alusivo al manejo de la ira de manera divertida.